Noticias

¿Nuevo nombre? El CMM considera su identidad y su marca

Foto: Aubrey Kreider
fecha de publicación: 
Viernes, 19 Mayo 2017

Bogotá, Colombia – Cuando alguien pronuncia o escribe mal tu nombre, ¿parece que no se está dirigiendo a ti? Elegimos los nombres cuidadosamente – tal vez para honrar a alguien o para expresar una característica específica; forman parte de nuestro sentido de identidad.

Cambiar el nombre no es un proceso que se pueda tomar a la ligera: hay pasos legales, además, los amigos y conocidos deben aprender a utilizar el nombre nuevo. Más importante aún, el cambio tiene implicaciones sobre la identidad: algo relevante ha cambiado o el nuevo nombre puede describir mejor quienes hemos sido siempre.

En los últimos 30 años los líderes del Congreso Mundial Menonita (CMM) han estado dialogando sobre la posibilidad de un cambio de nombre. En 2016 el Comité Ejecutivo encargó a la Comisión de Fe y Vida para liderar el proceso de presentar una recomendación de un nuevo nombre para el CMM, dirigida al Concilio General en 2018, que conduzca a una decisión en 2021. Los Representantes Regionales proseguirán con las conversaciones y el intercambio de ideas.

La conversación sobre este asunto, se originó debido a una petición formal de los líderes de la Iglesia de los Hermanos en Cristo en los Estados Unidos, argumentando que experimentan una sensación de exclusión. Observaron que cuando la Asamblea se realizó en Pennsylvania, EE.UU., en 2015, los medios de comunicación informaron sobre el evento casi exclusivamente haciendo alusión a los “Menonitas” a pesar de las muchas congregaciones de Hermanos en Cristo que participaron durante el encuentro.

Con el correr del tiempo la identidad de una organización puede cambiar. En sus comienzos, el CMM era una conferencia que los líderes de la iglesia europea convocaron en1925, 1930 y 1936 para abordar temas específicos, en particular la crisis de los refugiados entre los menonitas en Rusia. Para el año 1948, había surgido una estructura organizativa bajo el nombre de Congreso Mundial Menonita. En 2003, el nombre oficial pasó a ser: “Congreso Mundial Menonita: Una Comunidad de Iglesias Anabautistas”. 

Lograr reconocimiento general de la identidad (o marca) de una organización requiere tiempo y energía. CMM en español o francés y MWC en inglés, es ampliamente conocido por sus siglas; un cambio de nombre necesitaría contemplar las consecuencias en términos lingüísticos en sus tres idiomas (inglés, español, francés).

Los posibles cambios del nombre CMM tienden a ir en dos direcciones: reemplazar “Menonita” por “Anabautista” y reemplazar “Congreso” por “Comunión,” “Comunidad,” o “Alianza.”

“Menonita”

Históricamente y en el contexto de la iglesia mundial, el término “Anabautista” incluye un amplio espectro de grupos con un compromiso al bautismo de los creyentes, una visión de la iglesia como una comunidad visible y un deseo sincero de seguir las enseñanzas de Jesús en la vida cotidiana. Teológicamente, la palabra “Anabautista” se utiliza a menudo para denotar un ideal o un estándar, una tradición de creencias separada de los lazos culturales, vinculados o relacionados algunas veces al término “Menonita.” 

De las 105 iglesias nacionales miembros del CMM, 76 usan la palabra Menonita, 13 son conferencias Hermanos en Cristo y alrededor de 11 emplean “Anabautista” en su título, a menudo conjuntamente con “Menonita.” En lugar de usar una forma del término “Menonita”, algunas iglesias nacionales adoptan un concepto (por ej., Meserete Kristos [Cristo el fundamento] en Etiopía) o una asociación para su nombre (Gereja Kristen Muria [Iglesias Cristianas Muria] en Indonesia).

El proyecto de investigación sobre el Perfil Anabautista Mundial, encontró que las iglesias en América del Norte tienen una mayor preferencia por el término “Anabautista” como un auto descriptor (58 %) en comparación al 41 % en Europa, 38 % en África, 23 % en Asia y 21 % en América Latina. Para el término “Menonita,” los números fueron los siguientes: 62 % en Europa, 60 % en Asia, 55 % en África, 33 % en América Latina y 31 % en América del Norte. (Nótese que los grupos podían escoger más de una designación de nombre).

Un inconveniente de la palabra “Anabautista” es que es a la vez demasiado amplia y demasiado llimitada: ésta palabra descriptora – Anabautista – identifica a un grupo mucho más amplio que los asociados del CMM; pero también se centra en el bautismo de los creyentes como el indicador de la identidad menonita, quedando excluidos otros énfasis teológicos importantes como el discipulado y la misión de la reconciliación.

“Congreso”

Casi 100 años después de su primera convocatoria, el CMM tiene un mayor reconocimiento por su Asamblea que se realiza cada seis años. Sin embargo, en la actualidad la organización funciona durante todo el año para fomentar las relaciones y el apoyo entre los diversos miembros de la familia anabautista.

En 2012, el Concilio General reafirmó un documento de la Comisión de Fe & Vida que proporciona una reflexión teológica extensa sobre el concepto griego de koinonia como un descriptor del CMM. Destaca la centralidad de “una identidad y vida compartidas como el  <cuerpo de Cristo>”, escribe Thomas Yoder Neufeld. Koinonia es a la vez “la realidad que sustenta nuestra vida juntos, y…una meta hacia la cual nos estamos dirigiendo…tanto en hechos como en la visión”.

La palabra que mejor describe este concepto (el concepto de Koinonia) es “comunión”, utilizada en la constitución del CMM y en otros documentos. “Comunión” sugiere un cuerpo comprometido en las relaciones de amor sacrificial, responsabilidad y ayuda mutua con el propósito de fraternizar, adorar, servir y llevar a cabo la misión.  

Alternativamente, “comunidad” o “compañerismo” sugieren una grupo de intereses compartidos, metas y actividades conjuntas, mientras que “alianza” o “federación” sugieren un cuerpo legislativo compuesto por grupos independientes que se reúnen en pos de metas comunes.

Una última opción sería conservar el mismo nombre. Congreso Mundial Menonita sigue siendo una marca fuerte, y a pesar de que no transmite completamente todos los aspectos de la identidad de la familia, otros nombres también serían una descripción parcial.

Cualquiera sea el resultado de éste diálogo, el CMM continuará sirviendo a la familia de comunidades de adoradores afines al anabautismo en todo el mundo, a través de oración, apoyo y sujeción mutua, mientras seguimos el ejemplo de Cristo de dar, compartir y vivir las buenas nuevas para el mundo.

—Comunicado del Congreso Mundial Menonita

 

Añadir nuevo comentario